Luego de atravesar los tormentosos círculos del Infierno, se reencontraron un poco azarosamente a fines del 2014. Los integrantes de Argonauticks volvieron a subirse a tocar juntos en un escenario. Era hora de purgar los miedos. Casi un año después del reencuentro, ya tienen dos temas nuevos: Second Time y Sincero, el último incluso cuenta con un vídeo clip, lo que demuestra que todavía hay tela para cortar.

 

“A la mitad de nuestra vida, perdido el recto sendero, me encontré en una oscura selva: duro y difícil sería contar cómo era aquel paraje, inhóspito, intrincado y áspero…”
Canto I, La Divina Comedia, Dante Alighieri

Al instante de estrenar Opticks, algunos pisando, otros pasando y otros llegando a los treinta, los integrantes de ArgonAuticks, habían pateado el tablero y abandonado -después de su tercer disco- el sueño argonáutico. “Tu alma está llena de pusilanimidad, de esa cobardía que tantas veces estorba al hombre y le vuelve atrás de honradísimas empresas, como sucede a la bestia cuando ve su propia sombra”, dice el Canto Segundo de La Divina Comedia.

A fines de 2014, luego de atravesar los tormentosos círculos del Infierno, se reencontraron azarosamente. Nicolás Raffino (Teclado), Riccardo Dessupoiu (Voz y guitarra), Francisco Muñoz (Guitarra y voz), Matías Castro (Bajo), Anator Emar (Batería) volvieron a subirse a tocar juntos a un escenario. Era hora de purgar los miedos. Actualmente, casi un año después del reencuentro, ya tienen dos temas nuevos: Second Time y Sincero, el último incluso cuenta con un vídeo clip.

12186567_965813376844932_7247943079484376121_o
ArgonAuticks nació en la ciudad en el 2008 y desde entonces grabaron Babel’n’auticka (2009), Va (monos!) (2010) y OPTICKS (2013). “Babel n´autica se basó en la Torre de Babel, siempre había algo literario, la literatura es un lugar del que nos nutrimos bastante. Va(monos)! antes se iba a llamar Onda Iónica y lo cambiamos a último momento. Estábamos en una influencia experimental, medio sónica, el tema Legalize your mind es producto de ello y toda la resaca de esa experimentación sónica la transportamos años después a Opticks, basada en la obra de Isaac Newton: Opticks, de 1704,” explica Riccardo “el tano” Dessupoiu.

Al momento de conocerse un crisol de influencias se conjugaron en ArgoAuticks: “Veníamos con influencias variadas, imaginate que estaba el Tano que venía de Italia con bandas que no conocíamos, Fran escuchaba bastante rock, Hendrix, por ejemplo y venía también dándole bola a la escena platense. En esa época yo estaba enganchado con Mano Negra, me asombraba Casa Babylon. También estaba en un período más exquisito, medio jazzero”, dice Nicolás Raffino y el Tano asegura que “hay un disco principal también, con el que dimensionamos todo: El de Joe Strummer, Global a Go-Go, que nos prendió la lamparita para lo que queríamos hacer”.  “Sí, Damon Albarn también que había sacado un disco recientemente: The good, the bad and the queen”, le retruca Nicolás, que le da el pie al Tano: “Un poco de lo que es British, seguramente, el sonido británico súper presente. También escuchábamos Caléxico”

Nicolás y el Tano, reposan sobre ese viaje fugaz a los inicios y continúan con la enumeración de bandas:

Nicolás: De La Plata, Fran escuchaba Los Peligrosos Gorriones y yo admiraba mucho a Míster América

Tano: ¡Sí! ¡Míster América! Nos decían que nos “hacíamos los de Mr América” con el primer disco y ni Fran ni yo lo escuchábamos ni nos convencía mucho. Pero más tarde entramos en razón y nos enamoramos de su música

¿Qué han aprendido en este recorrido de casi ocho años de banda?

Nicolás: En cuanto a la proyección de un disco, aprender a tomarse todo con soda. Porque hemos sido de ir a grabar rápido y salir a escuchar lo que hicimos. Que quizás esas cosas te marcan un poco y aunque también es medio la esencia de la banda y punto.

Tano: Sí, aunque hicimos de todo, hicimos un disco en tres días, el primero, y el último nos llevó dos años. O sea, los dos extremos. Lo que sí me parece relevante es que estos dos temas últimos que largamos nos marcan una nueva pulsión de banda. Porque hoy en día, citando al libro de David Byrne “Cómo funciona la música”, el tiempo y el espacio a la hora del oficio del artista del músico cambió. Hoy en día, el consumo es rápido y Argonauticks es una banda rápida, de consumo rápido. Los tiempos que corren son esos y creo que están todos haciendo lo mismo. Tienen una plaquita en su casa o un mic, graban alguna cosa, después se suma lo del otro. Pierde sentido gastar treinta lucas en un disco cuando podés acudir a un diseñador gráfico que te haga un buen arte gráfico en pantalla, lo subís a bandcamp o soundcloud y lo escuchan más personas que el físico y eso, en un mes se terminó, a otra cosa.

¿Para vos esta nueva modalidad sustituye al disco o pueden caminar paralelamente?
Tano: no, no lo sustituye, pero de esto se trata el business del underground. Si nosotros contáramos con un sello discográfico que nos banque millonadas, yo digo ¿Sabés qué? Por los próximos dos años no me busquen porque me meto en un estudio y grabo lo que se me canta. Pero el negocio del under justamente es distinto. Por ejemplo Ariel Minimal o Pez entendieron esto muy bien y son un ícono. Son una de las únicas bandas en Argentina que graban un disco por año y tienen que estar todo el tiempo al pie, porque saben que si se le cae eso se les cae el negocio. Minimal es un obrero de la música, es un genio para mí. Sostener el costo de grabar un disco al under le pesa cada vez más, hacer un disco ahora son cincuenta sesenta mil pesos, y ninguna banda under lo tiene.

Nicolás: Pero, también podés abaratar con amigos que te ayudan en diferentes etapas de la grabación, y la mezcla.

Tano: Pero incluso hacer cosas por tu cuenta es más fácil, ya que circula más la información. Diez años atrás nadie sabía nada de cómo poner un micrófono, etc. Ahora ay tutoriales para todo y con una plaquita en tu casa podés armar algo digno fácilmente. Antes tenías que pagar por todo porque había un flaco que tenía la sabiduría y le tenías que pagar. O sea el viejo Do it del punk del ’77, de hacerlo todo casero, ahora volvió pero con más herramientas en los tiempos modernos.

Entonces no ser parte de un sello ¿Es una decisión o es una casualidad?

Tano: Ser parte de un sello puede ser una posibilidad. Capaz que sí, pero depende bajo qué circunstancias. No te escondo que si viene un flaco y me dice “Te doy millonada de plata y todos los estudios de grabación que querés”, en frío te digo que sí, pero habría que pensar un rato y ver qué te propone. Porque la verdad es que los sellos discográficos se quedaron en el pasado respecto de lo que es el under. El under se actualizó mucho más en el mercado musical y la discográfica no. Incluso Universal y Sony creo que no van a producir más discos, porque no se venden, les representa un gasto.

Nicolás: Igualmente, otra cosa son los sellos chicos que distribuyen bastante bien, como Laptra, que te permiten salir a tocar. Pero nunca salimos a buscar un sello, no nos lo propusimos.
Tano: Claro, hubo algunas propuestas de ese tipo de sellos, pero nosotros éramos ignorantes en la materia. Nosotros íbamos, grabábamos, tocábamos y estábamos muy contentos así, punto. También lo que hace un sello independiente, la gente sabe relativamente poco lo que implica, creo que todavía nos falta masticar qué quiere decir o qué implica.

Argonautickcs vuelve a caminar la ciudad exponiendo su arte sonoro, batallando las tempestades del tiempo y de las grandes empresas. Un sabor exótico que queremos seguir degustando. ¡Que haya más!

“Pero aumentó mi pavor la inesperada aparición de un león que parecía avanzar contra mí, erguida la cabeza y las fauces hambrientas (…) Y casi al mismo tiempo una loba –que parecía henchida de todos los deseos en su extrema delgadez y a no pocas gentes había hecho vivir en tristeza (…)
-Otro camino te conviene hacer –respondió al ver mis lágrimas- si quieres evitar este lugar salvaje; porque esta bestia que tanto te asusta a nadie deja pasar por su sendero y le impide seguir adelante, hasta matarlo. Es de naturaleza tan mísera y malvada que nunca satisface sus deseos, y tras haber comido tiene más hambre que antes…”
Canto I, La Divina Comedia, Dante Alighieri

Por: Rosario Bernasconi //@rosibernas
Más información: argonauticks.blogspot.com / argonauticks.bandcamp.com/ youtube.com/argonauticks/ vimeo.com/argonauticks

Publicado originalmente en revista el Pasajero nº95 http://revistaelpasajero.com.ar/