Partiendo de la belleza de la canción original, esta versión te inyecta el tema dentro del cuerpo, lo deposita en un lugar que entorpece los latidos y la respiración pero de forma placentera y divaga por allí mientras se evapora sutilmente por los poros hasta el shock final