RUBRICAR

Azarozamente abro el diccionario de sinónimos que me invita a fijar la vista en RUBRICAR. Sus sinónimos: Firmar, signar, suscribir. ¿Podría suscribir a todo lo que hago, hice o haré? Cuando se trata de eventos pasados uno puede reconocer que ya no suscribe a esas ciertas cosas porque el tiempo nos cambió, las experiencias, los conocimientos. Ese “ya no suscribo a” no nos quita la coherencia, ni nos hace hipócritas; al contrario habla de honestidad y capacidad autocrítica.
Ahora ¿qué pasa cuando no somos capaces de rubricar, poner la firma en algo que estamos haciendo, en presente? ¿Hay que cortar?

Segunda palabra: DESORGANIZAR. Caramba, el diccionario me desafía. Desordenar, desbarajustar, enmarañar. Los últimos dos sinónimos me hacen sonreír, me hablan tan claramente de lo que sucede.
Reflexiono. Quizás estar enmarañada -recuerdo cuando nos besamos y se enrieada mi pelo entre nosotros y yo lo quiero ordenar y vos me decís “dejalo así”-…Retomo: quizas este lío me hace funcionar organizadádamente en los otros aspectos de mi vida, es un recreo al que va mi mente cuando todo está tan encorsetado. Sí. ¿Sí?

Tercer palabra, y juro que es azaroso: PAREJA, par, casal, compañero. Cierro el diccionario, me está quemando.